• Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon

© 2023 by Grace Homecare. Proudly created with Wix.com

April 14, 2018

October 5, 2017

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Cómo Ser Vegano y no Enfermar en el Intento

August 21, 2017

Nos preocupa el ecosistema y el medio ambiente, nos preocupa el planeta, y en ocasiones, nos preocupamos incluso por el universo entero. Es por esta evolución de la consciencia social y colectiva que muchas personas optan cada año por introducirse al Veganismo. Los veganos renuncian a alimentarse con productos de origen animal entre los que destacan la carne, el pescado, huevos, lácteos e incluso la miel. Muchos de los que se inician en estas prácticas lo hacen por el respeto a los animales, pero es cierto que con estas restricciones dietéticas pueden favorecer un mejor control del peso y disminuir niveles de colesterol y presión sanguínea; pero las prácticas veganas también entrañan riesgos potenciales para la salud. En numerosas ocasiones he tenido que asistir a personas que siguiendo este tipo de alimentación me consultaban por estados de cansancio extremo (astenia), déficit en su capacidad de concentración, hinchazón generalizado (edema)... y es que al restringir los productos de origen animal también restringimos algunos nutrientes esenciales que predominan en estos alimentos. 

 

 

Los alimentos de origen vegetal nos proveen de múltiples nutrientes fundamentales para nuestro organismo pero aportan menos cantidad de calorías, proteínas y algunas vitaminas muy concretas, así como de ciertos oligoelementos. Si recientemente te has hecho vegano o te planteas hacerlo pronto, te recomiendo que te documentes bien sobre el tema buscando información en bibliografía seria y contrastada, consulta con un médico si tienes dudas, sigue controles específicos para asegurar que tu organismo cuenta con lo necesario para desarrollarse y funcionar bien. 

 

 

A continuación te dejo algunos consejos para mejorar tu alimentación vegana y evitar carencias nutricionales que puedan derivar en potenciales enfermedades.

 

 

  • Proteínas. La mayor fuente de proteínas en nuestra dieta viene en forma de carne, pescado y huevos. Si has dejado este grupo de alimentos de lado asegúrate de buscar buenas fuentes de proteína de origen vegetal. Las legumbres deben estar muy presente en tu alimentación vegana, a diario. La soja, la quinoa, el cuscus, la moringa, el brécol, la coliflor, los frutos secos, los cereales integrales sin procesar... te ayudarán a cubrir las cantidades de proteína necesaria para una buena alimentación.

  • Calcio. La leche y sus derivados son una fuente cómoda, fácil y económica para obtener el calcio que necesita nuestro cuerpo. Renunciando a los lácteos es necesario conocer bien las alternativas que nos proporciona el mundo vegetal: almendras, avellanas, higos secos, garbanzos, pistachos, acelgas, espinacas, cardo... Sé creativo y aprende a integrarlos en tu dieta. Existen otras leches de origen no animal, como la leche de soja, de alemendras etc.. que también aportan calcio aunque menos que la leche convencional (de vaca). Consulta la información nutricional de estos productos para conocer la cantidad exacta de calcio y otros nutrientes.

  • Vitamina B12. Es La vitamina que más escasea en los que practican el veganismo sin una formación previa adecuada. Casi exclusivamente presente en la carne roja, la vitamina B12 debe ser añadida en forma de complemento a cualquier dieta vegana. Existen alimentos enriquecidos con Vitamina B12, pero me inclino más por asegurar la dosis diaria recomendada tomándola en comprimidos, y si me apuras, en un formato COMPLEJO B, incluyendo las vitaminas B1-B6-B12. Tu sistema nervioso central y periférico te lo agradecerá.

  • Hierro. Múltiples frutas y verduras nos proveen de este metal. Las míticas lentejas son un claro ejemplo, pero también otras legumbres como los garbanzos y los frijoles. El hierro también está presente en verduras de hoja verde como las espinacas y las acelgas, las almendras y las nueces, las uvas y el mango. Asócialas a una buena fuente de Vitamina C y mejorarás la absorción del hierro para garantizar una buena formación de sangre y evitar anemias. 

 

 

Como médico de familia estoy a favor de una alimentación variada y equilibrada; siguiendo los principios de la dieta mediterránea promuevo el consumo abundante de frutas y verduras, carnes blancas, huevo, aceite de oliva virgen extra como grasa fundamental, huyendo del azúcar refinado y cualquier producto procesado industrialmente. Este tipo de alimentación es la que más beneficios para la salud ha demostrado según estudios serios y bien diseñados. Así mismo, recomiendo precaución  apostando por un consumo moderado de alcohol y de carnes rojas. Todos estos consejos alimenticios mencionados en este párrafo están incluidos en las propuestas de la Organización Mundial de la Salud, y aunque respeto cualquier otra creencia u opción, insto a todos los que practican otras modalidades dietéticas a documentarse primero con fuentes bibliográficas fiables y a consultar con profesionales de la salud titulados,  para ejercer una alimentación respetuosa con sus consciencias pero también respetuosas con su salud.

 

 

 

Consulta conmigo online si practicas una dieta vegana y tienes alguna duda.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos