• Icono social Instagram
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon

© 2023 by Grace Homecare. Proudly created with Wix.com

April 14, 2018

October 5, 2017

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

YO TAMBIÉN COMPRÉ UN VINO PORQUE LA BOTELLA MOLABA. La imagen proyectada en la salud.

April 22, 2018

Hace ya unos años, cuando terminé la especialidad, en mi grupo de amigos se puso de moda organizar comidas; nos reuníamos entorno a un buen asado o un arroz caldoso y cada uno aportaba su botella de vino porque también nos iniciábamos en el mundo de la vinología, algo que resultaba sensual e interesante a la par que sofisticado. Pero no todos desarrollamos las sensibilidad y las papilas gustativas de igual manera, y uno de ellos, al que llamaré Señor E, acudía a esos encuentros culinarios aportando su original propuesta habiendo seleccionado el vino por su exótica etiqueta o la curiosa forma de la botella. Puede que no fueran de la mejor cosecha, o de la denominación de origen más cotizada, pero sin duda causaba sensación sorprendiéndonos con aquellos nombres estrambóticos o formas que bien servían para usar el recipiente con intenciones decorativas. 

 

 

Pero es que la creación de un buen vino tiene en cuenta la cepa, el sustrato dónde crece, la climatología, los cuidados del arbusto, la vendimia, el proceso de fermentación, las características de la barrica… pero también el embotellado, la etiqueta y toda una estrategia de marketing que cierra el círculo de la experiencia que aporta disfrutar de un buen caldo. Lo mismo pasa con las personas, que construyen su naturaleza inacabada con la educación, los estilos de vida, la creación de hábitos, la manera de relacionarse con los demás, las influencias del medio en el que se desarrollan… pero también con su puesta en escena mediada por los diversos canales de comunicación, que pasan por: lo que aparentamos, lo que decimos y nuestra actitud ante cada situación a la que nos enfrentamos. Esto es, la Imagen Proyectada. 

 

 

A lo largo de mi carrera he certificado la salud de muchas personas que demostraban ausencia de signos ni síntomas de enfermedad, exploraciones físicas normales y analíticas perfectas, pero que por otro lado, proyectaban una imagen insalubre, repercutiendo irremediablemente en la propia percepción de su estado de salud. Y sí, justo eso es lo que estoy intentando contarte, que es tan importante estar sanos como aparentarlo. En otras palabras, que la Imagen que proyectamos importa, y mucho, para cerrar el círculo de la salud percibida. Por este mismo motivo he hecho hincapié en múltiples ocasiones en el concepto holístico de la salud, que engloba el equilibrio de lo biológico, la psique y lo social, así como el sentido de autorrealización, elementos que desembocan en el camino hacia la felicidad. 

 

 

Recuerdo aquel chico joven y fornido que me consultaba por palpitaciones y opresión torácica frecuente, somatizaciones que había desarrollado tras varios meses sin encontrar trabajo. En una de aquellas visitas de control llevaba por casualidad uno de sus currículums y le pedí verlo, por pura curiosidad. Dos folios arrugados con varias huellas que parcheaban el deteriorado papiro. Escrito a bolígrafo y siguiendo torcidos renglones que contaban sin orden cronológico detalles de su formación y algunas experiencias laborales previas. Tenía pensado entregar algunos ejemplares aquella mañana, para la que había decidido vestir con un camiseta rohída,  bermudas viejas y un par de zapatillas desgastadas. Optaba a algún puesto en la hostelería, “tampoco aspiro a trabajar en un banco!” decía excusándose. Biológicamente perfecto, psicológica y laboralmente bien dañado. Crees que un curriculum mejor presentado hubiera aumentado su tasa de éxito en las entrevistas? Crees que el aseo y una vestimenta más adecuada hubiera mejorado su impacto en los contratadores potenciales? Consideras que un buen trabajo le hubiera hecho sentir mejor? Requeriría tratamiento farmacológico una vez cesaran los síntomas físicos que desencadenaba su frustración?

 

 

Look Professional to be Professional. Puedes ser el mejor camarero de tu ciudad pero se lo pones muy difícil a los que buscan tu perfil si tu curriculum o tu aspecto no comunican lo mismo que tu valía.  Tu cuerpo y tu mente sufren el mismo dilema, y se rigen, en parte por el “look healthy to be healthy”. Nuestro cerebro dispone de una vía descendente que envía sensaciones positivas cuando se siente sano, pero de manera complementaria y ascendente, se siente sano cuando le enviamos sensaciones positivas desde otras partes del cuerpo, aunque sean fingidas o forzadas. Acaso no te espabilas cuando te incorporas en la silla, mantienes el tronco erguido y elevas la cabeza abriendo bien los ojos? Imagina como te sentirías después de una buena ducha, perfumarte, hidratar tu piel con esa leche de almendras que tanto te gusta y beber un buen baso de agua fresca…Repito: “look healthy to be healthy”.

 

 

Ahora que cuidas tu alimentación, o estás en ello, ahora que has empezado a entrenar y que tus analíticas y chequeo médico han salido bien, no te olvides de cuidar tu presentación al exterior. El aseo minucioso, cuidar tu aspecto y practicar actitudes positivas que te ayuden a proyectar una imagen sana, son el Upgrade que está pidiendo tu Salud. De dentro a fuera y de fuera a dentro, o como entiende tu cerebro: vía descendente y vía ascendente. Porque, de alguna manera, también las personas podemos considerarnos como un buen vino que tanto importa la añada y la calidad del proceso de elaboración, como el recipiente y su atractivo etiquetado. Al fin y al cabo, igual que hacía el Señor E, quién no ha comprado alguna vez un vino porque la botella molaba?

 

Consulta online conmigo tus dudas sobre salud en www.doctorflorido.com 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos